CARMEN BADILLO BAENA

Mª del Carmen Badillo Baena nace en Málaga. Durante su juventud estudia Gestión administrativa. Por una serie de coincidencias significativas, se presenta a unas oposiciones en Renfe, ganando la plaza de especialista en electrónica en el año 1981. Dos años más tarde, es trasladada por la empresa a Madrid como mecánico electricista. En este periodo es cuando comienza a escribir, ampliando sus horizontes culturales y sus perspectivas creativas.
Guiada por el destino, en 1986, acaba estudiando en la Escuela Superior de Canto de Madrid. Años más tarde se presenta a unas pruebas de admisión que realizan en el Coro de RTVE ocupando una plaza como “cantor de coro” en la cuerda de contraltos, su profesión actual. De su trayectoria vital destaca el amor a los libros y a la lectura, que le han permitido abrazar grandes obras y realizar un trabajo intenso basado en el autoconocimiento y la espiritualidad. Ambas facetas han sido y son esenciales en su vida. Recientemente ha publicado un libro con la editorial “Poesía eres tú” titulado Me llevo el mar, un poemario muy personal e intimista.

SUEÑOS PERDIDOS

A la vejez,
el peso de la vida
se le agolpa en los zapatos.
En su caminar grotesco,
arrastra los pies
parándose en seco a contemplarlos.
¿Cuánto más estarán dispuestos a seguirle?
Atrás quedó la sombra del niño
que llenaba el espacio.
No importa cuál fue su nombre,
hoy es humo, estaño.

A la vejez,
le asiste el olvido.
Se sienta a comer
en una mesa de cuatro
donde hay tres sillas vacías.
Lleva apretadas en su pecho,
todas las noches estériles
y las lunas iracundas.
La cabeza tejida de enjambres,
los bolsillos taladrados de sueños perdidos
y piedras en el corazón.

A la vejez,
le tiembla el pulso
contando el dinero,
aunque sabe,
que si no amó; perdió;
que es mejor entregarse a la vida,
soltar.

Y cuando inexorablemente,
el tiempo desvele,
la imagen decrépita
de un presente efímero,
convendría encontrar
la mirada limpia del niño que extravió
al hombre sabio
y unas manos vacías.